sábado, 17 de junio de 2017

Irving Penn, el mago de la fotografía en blanco y negro



Hace cien años que llegó al mundo Irving Penn, recordado hoy como uno de los fotógrafos más influyentes de la historia que consiguió con sus instantáneas de moda y sus inconfundibles retratos en blanco y negro marcar un antes y un después en la industria de la imagen.



Su obra quedó marcada por una mezcla de elegancia clásica y minimalismo moderno, y la claridad de sus composiciones llevó a Penn (1917-2009) a ser uno de los fotógrafos más reconocidos por los lectores de la revista Vogue, para la que trabajó desde 1943 durante más de 60 años.


El papel de Penn en el mundo de la fotografía, que comenzó a utilizar como un medio artístico en un momento en el que se consideraba meramente una forma de comunicación, fue tan destacado que el Museo Metropolitano de Nueva York (MET) le ha querido rendir homenaje en su centenario con una extensa retrospectiva.




"Celebrado durante más de seis décadas por su influyente trabajo en la revista Vogue, Penn era por encima de todo un fotógrafo de moda", afirmó en un comunicado el MET, el museo más grande de EEUU, donde actualmente se exponen una gran variedad de sus obras.

Desde sus instantáneas de letreros de las calles de Nueva York o sus fotografías de moda y estilo, hasta sus retratos de indígenas de Perú o de algunas de las celebridades más destacadas del último siglo pueden verse en las galerías del MET.

"Las fotografías de su primera época de alta costura son obras maestras que establecieron nuevos estándares para la representación fotográfica de mitad de siglo, y siguió registrando los ciclos de la moda año tras año en exquisitas imágenes", agregó.





Nacido el 16 de junio de 1917 en la pequeña localidad de Plainfield, en Nueva Jersey, Penn estudió en la Escuela Museo de Artes Industriales de Filadelfia, donde conoció al ruso Alexei Brodovitch, que le enseñó arte y diseño moderno.

Tras un periodo como asistente de Brodovitch y dos años pintando cuadros en México, Penn regresó a Nueva York en 1943, momento en el que fue contratado por el entonces nuevo director artístico de Vogue, Alexander Liberman.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Penn viajó alrededor del mundo en sus proyectos para Vogue, momento en el que confirmó su gusto por una fotografía de estudio en el que poder controlar y minimizar los elementos que formaban parte de sus instantáneas.



En 1950 conoció en París a la modelo Lisa Fonssagrives, con la que se casó en Londres en septiembre de ese mismo año.

De 1964 a 1971 siguió viajando a países como Japón, España, Nepal, Camerún, Nueva Guinea o Marruecos, donde se inclinó por los retratos con luz natural y empezó a utilizar su famoso estudio improvisado, una tienda de campaña que calificó como un "limbo" en el que sus sujetos podían expresarse.

En los 60, un recorte en los presupuestos de las revistas y el consecuente descenso en la calidad de las fotografías llevó a Penn a experimentar con los métodos de impresión utilizados a principios del siglo XX, que le permitían controlar con mayor precisión las tonalidades.

En los 70, Penn se trasladó a una granja familiar de Long Island, en el estado de Nueva York, donde imprimió con platino, un método tradicional, tres de sus series de instantáneas más celebradas: "Cigarretes", "Street Material" y "Archaeology".

El talento de Penn con la cámara también le llevó a tener acceso a importantes personalidades, que retrató en instantáneas en blanco y negro de estilo sencillo y en primer plano con las que conseguía captar fielmente la identidad de sus sujetos.

Entre ellos, Truman Capote, Salvador Dalí, Grace Kelly, John F. Kennedy, Audrey Hepburn, Sophia Loren, Woody Allen, Al Pacino, Carson McCullers, Alberto Giacometti, Marlene Dietrich, Alfred Hitchock, David Bowie o Robin Williams

No hay comentarios:

Publicar un comentario


“No hay nada peor que la imagen nítida de un concepto difuso”. ANSEL ADAMS

El Maestro aparece cuando el alumno está preparado.

“Entre las muchas formas de combatir la nada, una de las mejores es hacer fotografías.” JULIO CORTAZAR

Tus primeras 10.000 fotos serán tus peores fotos.
Henri Cartier-Bresson



SEGUIDORES

VISITAS