viernes, 29 de noviembre de 2013

Paparazi en el bosque

El día 2 de Diciembre se inaugura en el antiguo hospital de Santa María la Rica de Alcalá de Henares, la exposición "Una milésima de segundo", una selección de imágenes de alta velocidad de la fauna que habita cerca de nuestras ciudades.
Una de las fotografías de la exposición es un corzo, Alberto Sobrino quién tomó la foto la realizó con una barrera de infrarrojos, seis flases y una cámara, al atardecer. Tuvo que acechar sus costumbres y después tenderle una trampa.


Natalia Da Silva, IL1

jueves, 28 de noviembre de 2013

El 3D de hace 100 años

Una mujer mira una fotografía estereoscópica, realizada por Jesús de Echebarria, en el Museo Guggenheim.
 
 
El Museo Guggenheim Bilbao ha presentado este viernes una exposición de 14 imágenes estereoscópicas, precursoras de las tridimensionales, del fotógrafo bilbaíno Jesús de Echebarria, que muestran escenas de la sociedad vasca de principios del siglo XX y fotografías de algunos de sus viajes por Europa.
La subdirectora del Area Curatorial, Lucía Agirre, ha definido a Echebarria como "un maestro de la estereoscopia" que captó 2.000 fotografías en este formato desde el año 1910. Agirre ha comentado que "gracias" a las nuevas tecnologías, las imágenes, que antes se podían ver "solo en la privacidad que daba el estereoscopio" (aparato óptico en el que, mirando con ambos ojos, se ven dos imágenes de un objeto con sensación de relieve), están expuestas en el museo en cajas de luz con la calidad "tan espectacular" que tienen las originales.
El puente del Arenal, en una imagen estereoscópica de Jesús de Echebarria.
Echebarria era un fotógrafo aficionado, a quien su empleo en el Banco de Bilbao permitió viajar por Europa. Por ello, en la exposición se han incluido algunas de las fotografías estereoscópicas de sus viajes, como una de la ciudad de Londres en el año 1919 y una fotografía de París de 1914 "cuyos personajes parecen sacados de las pinturas de Henri Rousseau", ha añadido Agirre. Pero sobre todo, fue "un gran cronista" de Bilbao.
La exposición también incluye imágenes de las dos pasiones de Echebarria: el fútbol y los toros. Agirre ha destacado una escena de circo en la plaza de toros de Vista Alegre en la que se aprecia el movimiento de los tirititeros.
En la exposición, se exhiben también algunos de los materiales que utilizó Echebarria, como dos de sus cámaras estereoscópicas y una caja de placas. El proyecto Jesus Echebarria. Una crónica estereoscópica del principios del siglo XX estará abierta al público hasta el próximo día 1 de diciembre.

El ‘smartphone’ también se come a la cámara réflex

Stephen Elop presenta el Lumia con cámara de 41 megas
 
Las cámaras fotográficas compactas caerán un 44% en ventas este año. Una cifra altísima, más aún si se considera que ya en los años anteriores fueron perdiendo ventas (un 30% en 2012). Pero el crecimiento de los smartphones, y los últimos modelos que potencian sus habilidades fotográficas, también empieza a hacer mella en las cámaras réflex y de objetivos intercambiables, según la industria japonesa, principal fabricante mundial.
En los primeros nueve meses del año, el sector fotográfico cayó un 38,7%, con un 43,9% entre las compactas y un 16,7% en los modelos con objetivos intercambiables, según la Camera Imaging Products Association (CIPA), la patronal de los fabricantes japoneses.
Hasta ahora, las ventas de cámaras fotográficas habían ido evolucionando hacia modelos de más alta gama, casi profesionales, ya que el segmento de las compactas estaba perdido desde hace año con la popularización de los móviles, primero, y luego smartphones. Este año incluso se prevía un aumento de ventas de las cámaras de objetivos intercambiables, pero la presentación de los últimos smartphones parece que ha hecho cambiar la tendencia. Según IDC, la venta de cámaras SLR (objetivos intercambiables) caerá un 9,1% desde los 19,1 millones de 2012 a los 17,4 millones de este año. CIPA considera mayor el descenso.
Canon y Nikon, los principales fabricantes, han bajado sus previsiones para este año. Tamron, fabricante de objetivos ha perdido ventas en un 22% en los primeros nueve meses.
En los primeros nueve meses del año, el sector fotográfico cayó un 38,7%, con un 43,9% entre las compactas y un 16,7% en los modelos con objetivos intercambiables
Los fabricantes de smartphones saben que la imagen es la segunda actividad de su propietario, por lo que, para diferenciarse de la competencia, están mejorando mucho esta función. No solo con sensores y lentes, también con las aplicaciones.
Nokia con su Lumia 1020 promete fotos de 41 megas, según anunció su aún consejero delegado, Stephen Elop; Apple iPhone 5S ha aumentado la cámara a 8 megas, pero además, todos, incluyen estabilizadores de imagen, disparos en ráfaga, grabación a cámara lenta, mejores flashes y sensores para trabajar en malas condiciones lumínicas. Los últimos modelos de Nokia, el Lumia 1020, y el de Sony, Xperia Z1, nada tienen que envidiar a la mejor cámara de un aficionado a la fotografía
A las mejoras técnicas de los teléfonos se le suma elementos externos para crear un ecosistema imposible de igualar por una cámara de fotos, como accesorios (del trípode a zoom), el almacenamiento de las imágenes o los vídeos en Internet (Flickr ofrece un terabyte gratis), el envío instantáneo a amigos y familiares a través de las redes sociales, más aplicaciones de filtros o funciones de edición fotográfica que cada vez más se acercan a los profesionales, en el caso de que no se quieran pagar por ellos. Igual que los profesionales si se paga algo.
Las cámaras de alta gama, semiprofesionales venían creciendo desde 2003, esquivando la crisis de las compactas, que que se venden hoy unos 50 millones de modelos, la mitad que en  2010. Las de objetivo intercambiable en ese mismo periodo se habían doblado, pero la tendencia se ha roto en el final de este año coincidiendo con las mejoras de los smartphones. 
Frente a los indudables análisis de que una cámara profesional realiza mejores fotos, se encuentra el hecho de que la cámara pierde frente al smartphone parte de su atractivo original: enseñar las imágenes a los seres queridos cuanto antes. Y, el factor más importante, como dicen los clásicos: no hay mejor cámara que la que llevas encima, es decir, el Smartphone.

Tres estetas en Soweto

 
Un señor señor subido a una moto cambió la idea que el joven Justice Mukheil tenía de su Soweto natal. Lo vio en una foto hecha por Innocent, su hermano gemelo, mientras estaba trabajando en Kenia. "Era tan cool que costaba creer que esa imagen estuviera allí", recuerda ahora. "Entonces me di cuenta de que África era bella". No fue una epifanía pequeña: África es, posiblemente, el continente con la imagen más castigada del planeta. “Ni siquiera los sudafricanos somos conscientes de lo bonita que puede ser Kenia, porque solo nos llegan las imágenes de los medios de comunicación, que se centran en niños pobres y famélicos, pero hay mucho más”.
Ese mucho más es lo que compone I see a different you, el proyecto que Justice comenzó con su Innocent y Vuyo, su mejor amigo de toda la vida: un blog emperrado en mostrar al mundo la África que se pierden por hacer caso a los medios. Cámara Canon 5D en ristre, los tres pasean de callejuela en callejuela, de arrabal en arrabal, buscando la belleza en los lugares más feos del país. A veces se fotografían a sí mismos hechos unos pinceles hipster recién sacados del Oberkampf de París. A veces encuentran a otro dandi accidental. El resultado es una oda al contraste; una obra maestra de la estética y del embellecimiento de polvorientos campos de fútbol con precarias porterías de madera y de la estación de autobús mugrienta.
Y así es como el blog le dio sentido a su nombre (Veo un tú diferente) y su misión: demostrar que África tiene otra cara, la esteticista, la de la modernidad. “El resto del mundo tiene que descubrir lo bello que puede llegar a ser este continente”, sentencian. Cierto que su planteamiento parte de una base no necesariamente cierta: no todo Suráfrica está así de destartalado. Pero el contraste redobla el mensaje.
En activo desde finales de 2011, las fotos se han pasado de Sudáfrica a Senegal, Kenia, Mozambique… Pero no basta con que la vestimenta marque tendencia. “La ropa de cada foto debe integrarse con el lugar donde está tomada la instantánea, para que la gente la relacione enseguida con el sitio donde ha sido tomada”, aclaran.
Curiosamente (o no; con la modernidad nunca se sabe), sus looks se inspiran en las fotografías de sus padres y sus abuelos. De hecho, algunas de ellas están publicadas en su blog, entre las actuales, y cuesta diferenciarlas a menos que se fije uno en la fecha del pie de foto. El axioma de en moda, todo vuelve, no conoce fronteras. Y tirar de la ropa del abuelo no es algo exclusivo de Williamsburg (ni Malasaña).
Innocent y Justice coincidieron con Vuyo, el tercer miembro del equipo, en el coro de la iglesia local del barrio alejandrino de Soweto, a los 11 años. Enseguida compartieron su pasión por el monopatín, el grafiti, la moda y la fotografía. Los tres trabajan en publicidad, pero aspiran a dedicarse íntegramente al blog. Por el momento se han marcado algunos tantos fuera del continente, como una exposición anunciada a bombo y platillo en Tokio.
Para ellos, su proyecto es perfectamente exportable: “Queremos llevarlo a todo el mundo”, avisan, “Nos gustaría montar I See A Different You China, I See A Different You Atlanta, Jamaica, también Brasil”. De momento, aún les queda mucho África que retratar para demostrar que la belleza tiene poco que ver con hemisferios o clases sociales.

Cómo posar para una foto

 
 
Lo primero que te preguntarás será: “¿Y si acabo pasando la eternidad colgado en un blog con cara de Shrek mirando un eclipse?”. Pero la verdadera pregunta clave debería ser: “¿Ese fotógrafo es de la sala o es uno independiente?”. Ahí está el secreto. El primero disparará fotos como Scarface balas, sin discriminar. El segundo vive de la calidad de sus imágenes y de su criterio al elegir sujetos. No quiere que salgas mal.
Aclarado esto, puedes relajarte. Eso sí, no te acerques a pedir que te retrate: el fotógrafo masivo lo hará sí o sí, y el independiente... bueno, si lo cree necesario, también. Si no, por mucho que le obligues a hacer la foto, siempre podrá descartarla. Ahora bien, si resulta que le interesas, evita la típica pose frontal, está muy vista. Actúa con naturalidad y haz como si estuvieras ligando con él. Las fotos sin posar son las que más gustan, doy fe.
Otra cosa: no interesa que salgan más de tres personas porque exige abrir mucho el plano y perder detalle. Pero si insistes: junta a tus amigos lo más posible y ponte a la derecha del grupo. Si publican la foto con créditos en alguna revista, al salir a la izquierda de la imagen, tu nombre será el primero en el pie de foto, que leerá: “Edu y sus amigos”.

"Ni Mick Jagger podría comprar lo que yo veo”

 
Nichols: “Me da miedo lo que mis hijos piensen de mí”.

Si peculiar es el término periodístico para los raros, Michael Nick Nichols es eso, peculiar. Cuando habla marca cada palabra con precisión y mira mucho a los ojos. Se dice —y suena honesto— “fuera de lugar” en un hotel de lujo como el Palace de Madrid, donde a la hora española del aperitivo, él elige un plátano y una copa de agua de entre todos los productos del ágape ofrecido por la organización. Lo suyo no son las junglas urbanas. Prefiere los leones. O los elefantes. O los gorilas. Con 61 años, y cuatro premios World Press Photo, es uno de los fotógrafos estrella de National Geographic.
Ha firmado algunos de los reportajes más espectaculares de la revista, que ahora cumple 125 años. Sus instantáneas sobre los elefantes de Chad, los gorilas de Ruanda o los leones de Kenia han llevado a que la revista Paris Match lo apode el “Indiana Jones de la fotografía”. Las 25 veces que ha pasado la malaria agrandan la leyenda. Los años, sin embargo, no pasan en balde. Y sus huesos le recuerdan que ya no puede pasar semanas en una cabaña en la selva africana, que las aventuras ahora se duermen a cubierto y los inviernos se pasan en casa.
“Se tardan meses y miles de fotos en hacer un reportaje como los que he publicado en la revista. Para este sobre los leones de Serengeti (Tanzania), que es el último que haré, he lanzado más de 200.000 fotos. Al final, publicadas han salido 13”, relata.
Mirar, editar, elegir; remirar, reeditar, reelegir. Los verbos de este fotógrafo se repiten. “Cuando haces la foto, no hay tiempo para pensar. La decisión fundamental viene después”, dice. Es entonces cuando se encierra con el fruto de su trabajo y diseña el relato que quiere contar, el ejemplo de exuberancia que mostrará al mundo. Dice de sí que es el hombre más afortunado de la Tierra. “Por mucho dinero que uno tenga, ni Mick Jagger, a quien admiro mucho, podría comprar lo que yo veo”, presume.
Pero las cosas que merecen la pena rara vez salen gratis. Y viendo nacer leones Nichols se ha perdido la infancia de sus hijos. “He pasado muchas temporadas fuera. Quizá demasiadas... Hay reportajes que duran un par de años y apenas se regresa a casa en ese tiempo. Realmente, me da miedo lo que mis hijos puedan pensar de mí”, reflexiona.
Él nació en un pequeño pueblo en Alabama, uno de esos Estados americanos en los que África parece tan cerca como Saturno: “Habiendo nacido en un lugar como ese, lo normal es que hubiera sido cualquier cosa menos fotógrafo”. Pero con 18 años se agarró con fuerza a una cámara. Fue a la universidad, recorrió el mundo, se enamoró de África y no perdió un lugar al que regresar: “Mi hogar está donde esté mi esposa, Reba”. Cuando habla de ella, a Nichols se le saltan las lágrimas. “La mayoría de mis colegas de profesión van por el tercer matrimonio. Nosotros llevamos juntos más de 20 años. Ella, que es pintora, me quiere porque soy fotógrafo, no pese a serlo. Desde 2009, con nuestros hijos ya mayores, también ha viajado conmigo a África”.
Allí, Reba ha permanecido inmóvil y en silencio mientras él se acercaba a una manada de leones. Porque Nichols se acerca. Dice que no es imprescindible, que la tecnología permite llegar sin arrimarse, que a menudo el riesgo obliga a recular. Pero él los ha tocado y se confiesa “adicto”. Su pleitesía, no obstante, tiene trompa: “Los elefantes son el único animal que yo he visto que tenga conciencia de su propia muerte”, revela.

¿Fotografías usando bacterias? La respuesta es sí: 'Bacteriografía'


 Zachary Copfer, microbiólogo convertido recientemente en artista visual gracias a su técnica para positivar utilizando bacterias en lugar de película fotográfica.

Cuenta Zachary Copfer que este experimento busca ser una intersección entre la ciencia y el arte más que pretender ser una fusión de ambas cosas. Durante su año de postgrado desarrolló un sistema que combina el positivado fotográfico y las bacterias.

Pablo Picasso, Bacterias (Serratia marcescens) en placa de Petri 9,5 × 9,5 Pulgadas


El proceso es bastante simple en teoría. El tradicional cuarto oscuro de la fotografía analógica tradicional: la ampliadora es sustituida por una fuente de radiación y el papel fotográfico es sustituido por una emulsión bacteriana sobre una placa de Petri.
Desde luego resulta ser todo una vuelta al ‘romanticismo que siempre ha envuelto la ciencia en cuanto ser una de las formas que tiene el ser humano de descubrir el universo que nos rodea.

Olas congeladas de 15 metros fotografiadas por Tony Travouillon



En algunas de esas publicaciones en redes sociales se indica que son olas de tsunami que se han congelado. No es así. Resultan ser algunas de las fotografías tomadas por el científico Tony Travouillon en la estación científica de Dumont D’Urville en la Antártida.

Tony Travouillon de 35 años, trabaja para el Instituto de Tecnología de California (Caltech) y se encontraba en el Antártico trabajando en su doctorado de la Universidad de Nueva Gales del Sur en esa zona. El mar Dumont D’Urville o mar D’Urville es el nombre con que se conoce una zona del océano Antártico que bordea la Tierra Adelia de la Antártida, dicho nombre es en en honor del navegante y explorador francés Jules Dumont d’Urville, que navegó en sus aguas en la temporada 1839-40 como parte de la expedición de Dumont d’Urville a la Antártida.

Comentan en The Dayly Mail, que, a pesar de las cadenas de correo electrónico y foros de internet que han surgido para apoyar esta suposición, las fotos reflejan realmente estas olas congeladas en la Antártida. Unas olas congeladas que son fenómeno común anteriormente descrito en la literatura científica y que se formaron cuando el hielo se comprimió y las burbujas de aire atrapadas fueron expulsadas. Por otro lado, el hielo así visto, toma un claro color azulado pues cuando los haces de luz pasan por el hielo de más grosor la luz roja es absorbida mientras la azul es reflejada.

La curiosidad fotográfica de un robot llamado Roomba


La marca Roomba fabrica una serie de robots aspiradores de elegantes diseños provistos de una interfaz táctil y programación incorporada que permiten simplificarnos una de las tareas más tediosas del hogar como es la de barrer. Pero quién nos iba a decir que además estos pequeños aspiradores servirían para recrear fotográficamente curiosísimos patrones de luz.
Mediante fotografía de larga exposición, es posible recrear el camino que siguen estos pequeños aspiradores a la hora de limpiar una habitación. Estos robots no mapean la habitación sino que mediante una serie de sensores y unos algoritmos internos son capaces de realizar la limpieza siguiendo unos patrones. 


Estos patrones resultan visibles gracias a las pequeñas luces que quedan encendidas en su parte superior mientras realizan la limpieza (con LEDs de colores que cambian indicando cosas como la energía restante de la batería y los puntos sucios) por lo que con un poco de maña, basta colocar bien una cámara en modo bulb para lograr algunos resultados realmente sorprendentes y curiosos.







Fat Star: la linterna de 18000 lúmenes.

En Alemania, un hombre ha fabricado una linterna capaz de iluminar hasta los 18.000 lúmenes. La ha llamado "Fat Star".

Está formada por un conjunto de 8 LEDs modelo Luminus SST-90 (con una potencia individual de 10-30W, y una intensidad luminosa de 17.000 Cd en spot de 9º) alimentados por 8 pilas de 3.7V.









10"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

11"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

12"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

13"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

14"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

15"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

16"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

17"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

18"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

19"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

20"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

21"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

22"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

23"Fat Star" Octa 8x SST-90 Colossus Led Flashlight (23 pics)

Fuente: http://acidcow.com/pics/53332-fat-star-octa-8x-sst-90-colossus-led-flashlight.html#O9EAdJvFEHM42B21.99

“No hay nada peor que la imagen nítida de un concepto difuso”. ANSEL ADAMS

El Maestro aparece cuando el alumno está preparado.

“Entre las muchas formas de combatir la nada, una de las mejores es hacer fotografías.” JULIO CORTAZAR

Tus primeras 10.000 fotos serán tus peores fotos.
Henri Cartier-Bresson



SEGUIDORES

VISITAS